ISABELA
HISTORIA

La historia de Fonda Argentina comenzó en una esquina de la calle Isabel la Católica en la Ciudad de México. El arraigo de sus fundadores por Argentina, su país de origen, es tal, que el amor por el vino y el asado siempre ha estado presente en la vida familiar.

A los 19 años, el hijo menor del fundador probó un vino hecho por un pequeño productor en el que encontró “el ensamble perfecto para resaltar los sabores de la carne y disfrutar cada nota del vino”. Desde entonces, esa etiqueta elaborada con uvas Cabernet Sauvignon, Shiraz y Merlot, se convirtió en su predilecta.

Él lleva en su memoria las notas y aromas de su vino favorito y durante años ha buscado incansablemente en México un símil elaborado con las mismas uvas sin haberlo encontrado. Tal es su fascinación, que acudió a una de las vinícolas líderes en México, Monte Xanic, para producir su propio ensamble y recrear una etiqueta que refleje su amor y añoranza por aquel vino argentino.

Tras múltiples intentos para crear el caldo perfecto, el resultado obtenido es igual o mejor. Así nació esta etiqueta confeccionada exclusivamente para los comensales de Fonda Argentina, pues es ideal para maridar con cortes de carne; un vino que porta el nombre de Isabela en honor a la primera sucursal y en el que se conjuga la historia familiar y la de la Fonda Argentina.

COMPRAR